Una apuesta clara y personificada, de observar la moda de un punto de vista unico.

viernes, 18 de octubre de 2013

Edward Green es un calzado inglés exclusivo  fundada en 1890. Edward Green se basa en Northampton , Inglaterra . El nivel de trabajo hecho a mano involucrada en la producción  no es muy alta y sólo alrededor de 250 pares de zapatos se completa en una semana.

Durante la década de 1930 Edward Green fue uno de los mayores fabricantes de botas de oficiales para el ejército británico . Sus zapatos también han sido seleccionados por clientes como el Duque de Windsor , Ernest Hemingway y Cole Porter .
En 1890 Edward Green empezó a hacer zapatos hechos a mano para los caballeros en una pequeña fábrica en Northampton, pronto se ganó la reputación de hacer los mejores zapatos en una Inglaterra muy exigente. Esta reputación se basa en la habilidad de sus artesanos y su creencia en la excelencia.
La compañía fue vendida en 1977 por el sobrino a un empresario de cuero americano, Marley Hodgson, pero los problemas financieros continuaron y se vendió por una sola libra británica a otro zapatero a medida, John Hlustik, un experto en el acabado que se acredita a menudo con la fabricación de zapatos aceptables para caballeros británicos. Tras la inesperada muerte de Hlustik en 2000, la compañía sigue en manos familiares, Hilary Freeman su mujer, quien continúa elevando la calidad del calzado y asi  fortaleciendo la marca en todo el mundo.


Hoy en día los altos estándares se mantienen con cada par de zapatos, sobre todo los Made to Order utilizando sólo la piel de becerro de primera calidad.Utilizan un violín de cuero en la cintura junto con la caña de madera normal, este se forma a mano como el único  y se sutura, dando lugar a un acabado excepcionalmente fino.  Cada par lleva varias semanas para hacer y reciben la atencion tan solo de 4 artesanos para el acabado total del mismo.
 Los zapatos que pasan por muchas manos pueden ser muy bien hechos, pero nada se compara con ese enfoque tan personalizado, el contraste es especialmente llamativo cuando el equipo da paso a cambiar de un proceso de producción a la otra, de repente solo tienen un único pero mismo objetivo, convertirlos en una pieza única.

Gracias a este tipo de acabado, varias compañías lo han llevado a cabo en un enfoque similar , con una forma de la cintura exagerada. Pero a menudo el resto de la zapatilla no coincide y al parecer el problema es que no pueden elevar el nivel de su producción global al nivel que esta sola merece.

 Los Edward Green están disponibles en sus tiendas propias en Jermyn Street en Londres y en el Boulevard St Germain en París , así como de las principales tiendas de todo el mundo,como Isetan en Japón o en Wimbledon Village y Saks Fifth Avenue en Nueva York .


Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Entradas populares