Una apuesta clara y personificada, de observar la moda de un punto de vista unico.

martes, 28 de julio de 2015

Principios básicos para ayudarte a sacar el máximo partido a tu outfit diario.

En nuestro día a día no es solo pensar en que me pongo hoy, si la ropa escogida es la apropiada, una de las cosas más importantes es el mantenimiento de nuestra propia ropa y más cuando en situaciones diarias no tenemos los medios naturales para ello.
En la oficina, en una cena o saliendo de fiestas nuestros look se van gastando y quemando al uso.
Melon& Lemon te propone darte varios consejos para los más obsesivos del cuidado de la ropa.

Salir de fiesta


Apertura de Prada en New York


Después de una gran noche con tu pareja o amigos, asegúrate de acomodar tu traje en una silla, puedes poner el pantalón en el respaldar y la americana cubriendo el mismo.
Un colgador o incluso un pomo serán tus siguientes aliados, así podrás garantizarte que no pierdan la forma. Esta es la regla número 1.



Fumador o fumadores.



Si donde estuviste de fiesta con desagrado has estado toda la noche rodeado de fumadores,o tal vez degustaste el placer de un buen habano,  prueba a colgarlo de una percha de forma segura, en la terraza de tu casa. Unas horas de aire fresco harán que tu traje no huela a cenicero.


No te gusta planchar




¿Eres de los que no sales si tu pantalón no está planchado? Prueba a colocarlo estirado en pinza, entre el somier y el colchón, durante toda la noche. A la mañana siguiente estará perfecto, la mejor solución cuando estas en un hotel.



Pequeño truco




El mejor truco para ayudar al pantalón a recuperar su forma natural después de estar con ellos todo el día 

es colocarlo boca abajo en una percha de pinzas. Nunca lleves el mismo pantalón dos días seguidos.



Party Nights




La noche de ayer fue insuperable y no paraste de bailar. Si a la mañana siguiente no te da tiempo de llevarla a la tintorería, espolvorea polvos de talco debajo de las axilas de tu traje, déjalo actuar durante unas horas y el olor desaparecerá. No te olvides de quitarlo con un pañuelo de bolsillo de algodón antes de volver a ponerte la chaqueta.


En la oficina




Cuando llegues a la oficina no te olvides de quitarte la chaqueta del traje, a la vez que estarás más cómodo, al sentarte en tu mesa evitaras un desgaste excesivo del tejido en los codos y la espalda. Esto cuenta para todas las veces que te sientas unas horas en cualquier lugar.


INSPIRATION - SUITSUPPLY, PINTEREST.
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Entradas populares